El lucernario fotovoltaico aporta propiedades bioclimáticas de confort térmico
y a su vez, genera energía limpia y gratuita mediante la implantación de
vidrios o paneles fotovoltaicos, los cuales producen electricidad y proporcionan
aislamiento térmico y acústico, absorbiendo casi la totalidad de los rayos
ultravioleta e infrarrojos en el interior del edificio.
Su diseño es 100% personalizable, combinable con todo tipo de materiales.
Su rentabilidad TIR es de más del 65%, amortizables en 2 años aproximadamente.
Genere energía eléctrica a 0,01 €/kWh.

Un lucernario fotovoltaico dota al interior del edificio de iluminación natural.
Además evita que la radiación solar dañina penetre en el interior del edificio,
lo que mejora el confort interior.
Los lucernarios fotovoltaicos son una gran solución en la construcción
de nuevos edificios y en la rehabilitación de antiguos.

Un lucernario fotovoltaico puede emplearse como invernadero,
creando un ambiente bioclimático excepcional para la vida vegetal,
protegiéndola de la radiación solar dañina y de los fenómenos meteorológicos
extremos, tales como el granizo, lluvia intensa, vientos huracanados, etc.
Las ventajas de un lucernario fotovoltaico empleado como invernadero,
no solo son las citadas anteriormente, además nos aporta un espacio
muy rentable, ya que los vidrios o módulos fotovoltaicos producen energía
eléctrica, la cual emplearemos como autoconsumo o bien para inyectar a la red.